top of page
  • Foto del escritorMario González Sánchez

La aventura de escribir


En el maravilloso mundo de escribir una novela, el autor se encuentra inmerso en un viaje que va más allá de las palabras impresas en el papel. Es un viaje de exploración, descubrimiento y creación que despierta los sentidos y la imaginación.

Cada palabra escrita es como una gota que se suma al vasto mar de la narrativa, creando corrientes y mareas que llevan al lector a lugares desconocidos y emocionantes.

Escribir una novela es como navegar en un barco hacia tierras desconocidas. Permite descubrir personajes fascinantes que cobran vida propia, paisajes exuberantes que toman forma en la mente del lector y tramas intrincadas que se entrelazan como hilos en el tapiz de la imaginación.

Pero el proceso de escribir una novela no es solo un acto de creación, sino también de exploración personal. El autor se sumerge en las profundidades de su propia imaginación, explorando sus sueños, temores y deseos más profundos a través de los personajes que dan vida a una trama. Es un acto de intimidad y revelación que trasciende las barreras del tiempo y el espacio, conectando al autor y al lector en un vínculo etéreo y duradero.

Cuando la novela está terminada, el autor emerge de este viaje transformado, con una obra de arte que lleva su firma y que espera ser descubierta y apreciada por aquellos que se aventuren en sus páginas. Es un testimonio del poder de la imaginación humana y la capacidad de crear mundos enteros con tan solo unas pocas palabras.

Comments


bottom of page